Horario : Lunes a Viernes: 10 a 13'30 - 16'30 a 20 - Sábado:10-13:30

Cómo manejar el estrés por Fuegos artificiales

Imagen por El coleccionista de Instantes: Fuegos Artificiales San Juan 2014

En la temporada estival llega el calor, la alegría, el tiempo libre, las fiestas en la playa,… los fuegos artificiales. Nosotros, los humanos, entendemos lo que son los fuegos artificiales y lo que implican, no así nuestras mascotas.

Muchas veces nuestras mascotas, habitualmente los perros, sufren de estrés por ruidos fuertes o por ruidos extraños y los petardos unen estas dos características. Es habitual que llegan dueños a la clínica preocupados por sus mascotas en estas fechas, la noche de San Juan o las Verbenas de verano suelen celebrarse con un final de fuegos artificiales. Así que os daremos una serie de consejos para minimizar el estrés por ruidos como estos.

Primero, debemos habilitar una zona de la casa dónde no entre mucho el ruido, los baños suelen ser una buena opción, ya que no presentan ventanas y suelen estar bastante bien aislados. Siempre es mejor que esta zona la preparamos horas antes del estímulo negativo, para que no se asocie este campamento en casa con “ruido de cohetes”.  Colocar su cama y una sábana para amortiguar mejor el sonido nunca está demás.

Imagen por CogDog

Imagen por CogDog

Segundo, música. La música amansa a las fieras, si nuestras mascotas son fan de algún estilo musical no lo dudéis y antes de que empiece el ruido poned la música en vuestro campamento. Una buena opción musical puede ser el Rock y el Metal, ya que los acordes favorecen que se disimule más el sonido de los petardos, pero vuestro grupo de música favorito a un volumen suficiente hará de vuestro campamento un Woodstock casero igualmente eficaz.

Por último, vuestra actitud. Nuestros perros responden a nuestros estímulos, si nos ponemos nerviosos pensando en que ellos se pondrán nerviosos probablemente se pongan nerviosos. Lo mejor es que nos vean con una actitud relajada, sin estrés y sin nervios. Está bien que mientras dure el campamento nos dediquemos a jugar como hacemos habitualmente con nuestras mascotas. Un juego de pelota o algún juguete que haga sonido puede ser la mejor opción.

Si, aún y así, nuestra mascota se pone nerviosa debemos mantener la calma, no debemos intentar “consolar” a nuestro perro. Lo mejor es presentarnos de una manera relajada con ellos para demostrarles que no tienen nada que temer.

Es importante no centrar estos esfuerzos sólo al momento del estrés, alargarlos en el tiempo, antes y después, ayuda a no relacionar nuestras acciones con el ruido.

Ante cualquier duda podéis dirigiros a nuestro centro veterinario y os informaremos de cómo mejorar estas acciones o qué tratamiento se podría aplicar en vuestro caso particular.

Imagen por cocoparisienne

Imagen por cocoparisienne

Translate »